Alcalde de Yopal sigue difamando a emisora Violeta Stereo con información falsa.

En una estrategia de generar confusión, el alcalde de Yopal John Jairo Torres sigue difamando a todo aquel que genere opinión y debate en torno a su dudosa gestión, no importándole transgredir toda lógica y hasta inventando sus nuevas normas e interpretaciones de la cosa pública. Ahora se inventó una revocatoria de un contrato que no ha sido firmado.

En comunicados expedidos ayer por orden suya, a través de la ESE Salud Yopal, la Alcaldía de Yopal y hasta por redes sociales mediante perfiles falsos creados solamente para cristalizar el matoneo mediático contra cualquier ciudadano que le cuestione su gestión, expuso la revocatoria de un contrato con el argumento de que el oferente que se postuló es hermano del empresario radial Jairo Castillo, director general de Violeta Stereo.

Algo insólito, pues a través de lo que se consideran mecanismos institucionales del Estado, inventa nuevas normas, falta a la verdad y comete actos que rayan en la conducta penal de injuria y calumnia, amén de la violación, precisamente, a los principios de la contratación estatal.

En primer lugar, no existe tal contrato como la manifestara verbalmente y a través de comunicados oficiales. Existe un proceso licitatorio para dotar de elementos indispensables al Hospital Local Materno Infantil de Yopal, y lo que se revocó fue la resolución de apertura del proceso en cuestión. Su objeto es la construcción, equipamiento fijo de los sistemas de aires acondicionados y ventilación mecánica, calderas y red de vapor, sistema red de contraincendios y obras complementarias.

Argumenta, según sus pronunciamientos, que obedece a que en su política de no más corrupción, considera que debe atacarse este proceso por ser de un hermano del empresario radial Jairo Castillo. Vaya idea tan perversa como macondiana. Qué vergüenza para Yopal ante los ojos del mundo. Esta no es ninguna causal de inhabilidad en contratación, qué idea traída de los cabellos.

Rompiendo toda lógica argumentativa, y basada en la suya que califica gratuitamente a quienes considera sus enemigos, a nadie se le ocurriría presentar como interpuesta persona a su propio hermano para licitar en un concurso en el cual de entrada ya se sabe que va a perder por esa clasificación en que le ha puesto el alcalde Torres.

Más absurdo aún, es el cuestionar un proceso que nació y cursó bajo su administración. Cabe recordar que desde el primero de enero de 2016 el alcalde John Jairo Torres preside la Junta Directiva de la ESE Salud Yopal, y la misma está compuesta por varios de sus secretarios de despacho, amén de que este año ha colocado gente de su confianza a laborar en esa entidad.

Aunque hubo cambio de gerente de la ESE Salud Yopal el primero de abril, la abogada que proyectó la resolución de apertura el 14 de marzo, fue su defendida y bien referenciada abogada Aura Nancy Pedraza Piragauta, contratada por su calidad profesional cuando esta fue cuestionada por haber sido la juez que lo favoreció con un habeas corpus que le permitió asumir sus funciones como alcalde.

Luego entonces, toda la responsabilidad de los errores en el proceso licitatorio que se pudieran haber presentado, si es que los hubo, obedecen y emanan de la misma entidad que él preside y no se le pueden trasladar al postulante, tal como en efecto lo hizo.

Sin conocer de fondo el proceso pero en una rápida revisión debido al interés que suscitó el mismo alcalde Torres, se puede observar, por ejemplo, que los estudios previos, que él dice no fueron publicados generando falta de publicidad, fueron fijados desde el 26 de febrero de 2016, tal como puede constatar cualquier ciudadano en la página del Secop. Estos procesos son inmodificables.

Otro argumento que expone es que la gerente no estaba facultada por la Junta Directiva para adelantar el proceso de contratación, porque se basó en el Acta de Junta Directiva 50.02.22.02 del 9 de febrero, pero en los estatutos de la entidad reza que tal facultad se otorgará mediante lo que se denomina Acuerdo.

Pues bien, toda sesión de Junta Directiva produce Actas y, en esta a la que se hace referencia, se dio la autorización basados en el Acuerdo 500.03.007 del 16 de diciembre de 2014. Luego, simplemente, el tal Acuerdo sí existe.

Related posts