CHAPECÓ VS. CHANCUCO. El partido del año.

0
631

En medio de la dureza de la vida los deportes nos producen emociones de escape de la rutina. Son millones sus seguidores. Una moneda con sus dos caras. En una, los deportistas, su disciplina, los records o títulos, “mente sana en cuerpo sano”. En la otra: la frivolidad de las estrellas, los intereses por los millones en juego, el trato a los deportistas como objetos para la producción de dinero; los arreglos por debajo de la mesa de los directivos. La utilización del lado bueno, para hacer torcidos.

En la cultura de corrupción público-privada, nos han acostumbrado tanto a ella, que la soportamos y es difícil rebelarnos. Sabemos que ella lo encarece todo, que atrasa las naciones y ya. En Colombia, nos consolamos soñando que alguna vez seremos un pueblo desarrollado. Pero hay ocasiones en que por su cuenta se causan tragedias en las vidas de muchos y eso no importa a quienes la propician. Una cadena de corrupción fue lo que originó la del avión de LaMia en Antioquia.
Y otra vez la doble cara, como en la hoja de papel. En el anverso, el ejecutivo “exitoso”, de tan solo 35 años, que tiene como suegro un ex senador. Ya es socio de una empresa de aviación y pilotea uno los aviones de ella, dando ejemplo de confianza en sí mismo, de audacia, mostrando la faceta de aventurero seductor, un modelo a seguir para los jóvenes, un partidazo para las mujeres.
En el anverso, como su socio mayoritario un Chino de negocios turbios con oscuros personajes mundiales y acusado de corrupción. El yuppie, por las actuaciones que ahora se conocen debió tener como máxima de cabecera “ el fin justifica los medios” , por eso siempre listo “ a hacer las vueltas” y afrontar sus consecuencias .
Que para fundar la empresa de aviación que queremos, hay que consignar en la documentación, la mentirita que la compañía se dedicara a la ciencia y tecnología, – hay que dar muestras de ser avión-. Es por un buen fin, obtener recursos públicos de Venezuela. Que sí el Gobernador de Mérida, no le jala al entuerto, él que pierde la tajada es él, porque nos vamos para Nova Esparta. Que debemos internacionalizarnos porque acá se está poniendo maluco; pues vayámonos para Bolivia. De las recomendaciones y contactos se encarga el suegro. Que no podemos ser una aerolínea de bajo costo con tres avioncitos y nos toca volvernos una aerolínea de vuelos expresos, “ hagámosle, pior es nada”. Que unos de los que contratan de esos vuelos son los equipos de futbol; pues nuestro próximo destino debe ser la CONMEBOL, – además que dizque a ellos le gusta el queso como a nosotros-. Que ya logramos que ellos les “sugieran” a sus afiliados que nos contraten, “pa´lante que vamos bien”. Que llamemos al Alcalde de Chapecó en Brasil, para que con usando sus influencias, de pronto nos permitan volar desde allí, no importa que el avión no esté autorizado para esas rutas o su capacidad de combustible no lo permita. Que como no lo logramos vayamos improvisando soluciones sobre la marcha. Hagamos un trasbordo de un expreso que eso no se nota. Que aunque la norma indique que debemos reabastecernos en Bogotá, mejor vayámonos derechito pa´Medellín, así ahorramos tiempo y combustible. Mi experiencia indica que si se puede. Que calcule mal y debo declararme en emergencia, hay que hacerlo; pero le calló la palabra clave a la controladora, porque tengo mi “pecaito” y ya estoy a punto aterrizar . ¡Pum!, la catástrofe y chaolín.
Mientras tanto los familiares, viudas, huérfanos y sobrevinientes “mirando el chispero”, porque el show debe seguir. Los de la CONMEBOL, nada de fondo dirán al respecto, para ellos lo importante es reanudar el recaudo dinero que se está perdiendo. Cuando más organizarán un partido en honor a las muertos y sobrevivientes y ya. Los familiares del piloto dirán que fue un valiente que ofrendó su vida intentando salvar la de otros. El gobierno Boliviano, expresará que ya abrió la correspondiente investigación la que “ irá hasta sus últimas consecuencias para determinar si tenemos alguna responsabilidad” . Los otros socios dirán sí es que lo hacen y no se insolventan, que responderán: “hasta donde lo permita su capacidad económica”. Las aseguradoras por lo acontecido se negarán a pagar las pólizas, y habrá que llevarlas a los tribunales. Es lo que mi maestro de obra llama con humor las “econo -miserias” . Las directivas del fútbol por ahorrarse el costo de un vuelo chárter en regla y optar hacerlo con una empresa prácticamente pirata, han contribuido a esta tragedia que valdrá millones de dólares, por supuesto harán la de Pilatos y de encime dirán que la culpa fue de la vaca. Sí señoras y señores el ganador de este partido por goleada es el “chancuco”.

Miguel Alfonso Pérez. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here