Colombia: ACNUR lamenta homicidios de tres líderes en la última semana en Antioquia, Córdoba y Casanare

El pasado viernes 13 de noviembre, Luis Hernández, representante de la comunidad afro colombiana ante la Mesa de Víctimas en Tierralta, Córdoba, fue asesinado cerca de su residencia. Ese mismo día en Trinidad, Casanare, Daniel Abril, defensor de derechos humanos y medio ambiente, también fue asesinado; lo mismo que le ocurrió tres días antes, el 10 de noviembre, en Medellín, Antioquia, a otro líder comunitario. Se trataba de Uriel Humberto Amaya, presidente de la Junta de Acción Comunal del sector San Pedro, de la vereda La Loma en el corregimiento de San Cristóbal.

BOGOTÁ, Colombia, 18 de noviembre de 2015 (ACNUR) – Ante estos hechos, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) clama por el respeto a la vida e integridad de líderes que, como Luis Hernandez, Daniel Abril y Uriel Humberto Amaya, trabajan porque los derechos de las comunidades y grupos a los que representan sean respetados y promovidos.

Aunque las circunstancias de estos hechos son motivo de investigación por las autoridades, así como su nexo con la labor social que ejercían, ACNUR resalta que los efectos de estas violaciones a la vida no se cuentan únicamente como la lamentable pérdida de vidas humanas, sino también en el amedrentamiento general sobre los procesos sociales que ellos impulsaban.

En el caso de Tierralta, Córdoba, es de resaltar que el homicidio de Luis Hernández coincide con amenazas contra varios miembros de la Mesa de Víctimas del municipio desde hace unas semanas.

Por su parte, el homicidio de Uriel Humberto Amaya profundiza los temores de una comunidad que ha estado sometida desde hace años a los efectos de la violencia ejercida por diferentes grupos armados organizados y que ha sido víctima de desplazamiento forzado, pero que se encontraba, justamente bajo el liderazgo de Uriel Amaya y con el acompañamiento de la Unidad Municipal de Atención a Víctimas de Medellín, reconstruyendo la confianza entre el Estado y la comunidad.

En medio de los importantes esfuerzos que vienen haciendo el Gobierno nacional y la guerrilla de las FARC por acordar el fin del conflicto y sentar las bases para construir la paz en todas las regiones del país, es altamente preocupante estos hechos y por ello ACNUR hace un llamado a que sea respetada y protegida la vida de las víctimas y sus representantes, con garantías suficientes para ejercer su liderazgo.

ACNUR respalda a la Mesa de Víctimas de Tierralta, Córdoba, así como a la comunidad de La Loma en San Cristóbal, Medellín y a la de Trinidad en Casanare, y se solidariza en estas difíciles circunstancias con ellas y con las familias de las víctimas.

ACNUR

Related posts