Colombia perdió y terminó el año fuera de los puestos de clasificación a Rusia 2018

0
707

Argentina, con goles de Messi, Pratto y Di María, venció al seleccionado nacional 3-0 y lo bajó a la sexta posición en la clasificación rumbo al Mundial. 

Cuando Lionel Messi se iluminó, Colombia lo sufrió. El mediocampista argentino estuvo fenomenal en el estadio Bicentenario de San Juan, fue el encargado de mover al seleccionado albiceleste, de regresarle la ilusión al hincha argentino, si es que la vio perdida tras le derrota ante Brasil 3-0, de ir a Rusia. El mediocampista marcó el primero y puso la asistencia para el segundo y el tercero, que llegaron por intermedio de Lucas Pratto y Ángel Di María. Fue un 3-0 que dejó al desnudo el mal momento que vive el seleccionado nacional y que lo sacó de la zona de clasificación rumbo al Mundial. Argentina se metió a la quinta plaza de la eliminatoria.   

Colombia aguantó los primeros nueve minutos. Fueron minutos en los que el seleccionado nacional se veía con posibilidades, con ganas e ilusión. Ese anhelo de volver a ganarle a Argentina como visitante por eliminatorias después de 23 años no se veía tan lejano. Parecía tangible. Con Juan Guillermo Cuadrado y sus gambetas por zona derecha, parecía que la falta de generación de juego había quedado en el pasado, se sintió con un remate en el primer minuto y un cabezazo de Falcao en el minuto siete. Pero ahí quedó todo, ese tiempo fue una quimera. Porque una vez Wilmar Barrios le cometió una infracción a Lionel Messi cerca al área, se fue todo por el retrete.

El 10 de la albiceleste cobró y metió un golazo de esos para sentarse a verlo y repetirlo hasta el cansancio. Fue casi una copia del que le hizo a Estados Unidos en las semifinales de la Copa América Centenario. Un cobro memorable, que hizo que Argentina olvidara su mal momento, que se reconciliara con el fútbol, que volvieran a amar ese deporte que tantas alegrías y lágrimas les ha sacado. Fue el gol 17 de Messi en eliminatorias, que le sirvió para empatar en la tabla de todos los tiempos al chileno Iván Zamorano. Leo lo practicó antes del partido y le salió a la perfección durante el juego. Un 1-0 que fue un golpe al mentón de los dirigidos por José Pékerman.

Ese tanto se notó en el juego. Colombia perdió el orden, no hubo relevo, le dio ventajas a Argentina, que tuvo más tranquilidad para tener la posesión del balón y aunque temblaba cuando había un balón quieto, salió sin rasguños de los intentos del combinado nacional. La más clara para los de Pékerman se dio al minuto 19, y como si fuera una repetición del encuentro contra Chile, llegó de pelota quieta. Cobro de James Rodríguez y cabezazo de Falcao, que se fue por arriba de la portería defendida por Sergio Romero. Pero no fue más. Con James tirado por izquierda y Cuadrado por derecha, Colombia perdió la oportunidad de juntar a estos dos volantes con Falcao y con ello se perdió la generación, que solo llegó, en ocasiones, por jugadas individuales.

 

 Y cuando Messi se iluminó marcó diferencia. Al minuto 22, recibió por zona derecha, ante la marca de Barrios logró levantar un balón que sobró a Davinson Sánchez y de atrás, sólo, llegó Lucas Pratto para marcar el segundo tanto de la selección de Argentina. Ese gol noqueó por completo las ilusiones de la tricolor. A partir de ahí no hubo generación de juego, a punta de empujones el seleccionado nacional se arrimó, pero sin peligro.Así terminaron los primeros 45 minutos. Con desazón y amargura para los dirigidos por Pékerman. 

Con el ingreso de Macnelly Torres por Wilmar Barrios, Colombia cambió notoriamente. No solo fueron ganas y empuje, se vio un poco más de generación de juego. El volante barranquillero puso a jugar a Cuadrado y a James, pero fue el 11 el que más repuntó con la presencia del mediocampista de Atlético Nacional. Juan Guillermo Cuadrado intentó desestabilizar a la defensa argentina por zona izquierda, Emmanuel Mas fue quien más lo sufrió y por ahí se generaron las opciones más importantes del equipo nacional. Pero el ingreso de Macnelly significó que el partido se abriera, que Colombia perdiera contención y fue algo que aprovechó el seleccionado albiceleste para que se generara un partido de ida y vuelta.

Colombia lo buscó, intentó generar, pero no fue claro. No hubo juego de conjunto y tras el ingreso de Jhonatan Copete por Daniel Torres, Pékerman retrasó a Macnelly Torres y se apagó el poco fuego que el combinado tricolor intentó encender con su el ingreso del jugador atlanticense. Atrás, el seleccionado nacional tuvo errores importantes. Éstos le dieron a Argentina las tres más claras del segundo tiempo. La primera al minuto 47, que se dio tras un error de Santiago Arias en el despeje que pegó en Pratto y el balón se fue por la banda final. Al 66 una mala salida de Macnelly terminó en los pies de Messi, que habilitó a Di María y el ‘flaco’ estrelló el balón en el palo y al 84 un mal despeje de Murillo, que recupera el 10, habilita a Di Maria, quien solo frente a la portería marcó el tercero y definitivo.

Con ese gol, Colombia terminó por caerse. Nuevamente la pelota quieta terminó siendo la opción más clara del cuadro colombiano. Un cobro de James que se estrelló contra el palo de la portería defendida por Romero. Ese fue el último intento. El último suspiro de Colombia en San Juan, ciudad que vio levantarse a Argentina en las eliminatorias y le devolvió la sonrisa al ‘Patón’ Bauza. Por su parte, el cuadro tricolor quedó por fuera de la zona de clasificación. Es sexta con 18 puntos, a uno de Argentina y dos de Ecuador y Chile, selecciones que ganaron sus respectivos encuentros ante Venezuela y Uruguay, respectivamente.

ELESPECTADOR.COM

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here