El futbolista de Chapecoense Helio Neto llega a Brasil con la posibilidad de volver a jugar

El sobreviviente a la tragedia aérea tendrá que recuperarse de una infección pulmonar. 

El defensa del Chapecoense Helio Zampier Neto, uno de los seis sobrevivientes del accidente de avión en el que murieron 19 jugadores del equipo, regresó hoy a Brasil, donde los servicios médicos no descartaron su vuelta a los terrenos de juego en un futuro. 

“En menos de una semana estamos en Brasil con él consciente. ¿Si va a volver al fútbol? Oportunidad hay, pero eso es con el tiempo”, dijo a la prensa el médico Edson Stakonski, cardiólogo intensivista de Chapecó, ciudad sede del club brasileño donde Neto ha sido ingresado. 

Stakonski, director del Hospital Unimed Chapecó, en el que Neto continuará con su recuperación, reveló que conversó con el zaguero durante el vuelo, que partió desde Medellín en la tarde de este jueves e hizo una parada en Manaos.

El médico aseguró que Neto sintió algo de dolor durante el viaje, pero en general fue tranquilo.

“Es un trauma físico y otro psicológico. Tenemos que tener cuidado de las heridas que vemos y con las que no vemos. Ellos necesitarán apoyo psicológico. Todos los colegas de ellos murieron”, aseveró Stakonski.

Neto, que tendrá que recuperarse de una infección pulmonar, estará en el mismo hospital que su compañero, el lateral Alan Ruschel, y el periodista Rafael Henzel Oeste, quienes llegaron a Brasil el martes.

Varios aficionados recibieron al central a las puertas del hospital con gritos de ánimo, al igual que los amigos con los que frecuentaba la misma iglesia en Chapecó, ubicada en el estado de Santa Catarina, al sur de Brasil.

Los dos jugadores y el locutor de la radio Oeste Capital de Chapecó son tres de los seis supervivientes del accidente que sufrió el Lamia CP2933 la noche del 28 de noviembre.

El suceso, ocurrido a pocos kilómetros del aeropuerto José María Córdova de Medellín, causó la muerte de 71 personas, entre ellas 19 jugadores de la primera plantilla, una gran parte de la directiva y el cuerpo técnico del club, así como 22 periodistas que acompañaban al equipo.

El Chapecoense viajaba a la ciudad colombiana para disputar el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional, la primera de su historia en un torneo internacional para este modesto equipo brasileño.

También sobrevivieron dos auxiliares de vuelo y el portero suplente delChapecoense Jackson Follmann, que llegó a Sao Paulo en la madrugada del martes y fue internado en un hospital.

El arquero fue sometido a una nueva intervención quirúrgica por la fractura de la segunda vértebra cervical que sufrió en el accidente y se encuentra en un “buen estado clínico, sin alteraciones neurológicas y sin fiebre”, según el último boletín divulgado hoy por el hospital Albert Einstein.

Related posts