Las dudas del videoarbitraje

0
331

El sistema de videoarbitraje fue por segundo día consecutivo protagonista en un partido del Mundial de Japón: la semifinal que jugaron Real Madrid y el América mexicano.

El nuevo método ensayado por la FIFA en el torneo fue de lo más comentado del encuentro, en el que el segundo gol del equipo español, marcado por Cristiano Ronaldo, se validó empleando el video después de unos instantes de confusión sobre el terreno de juego. Jugadores y técnicos volvieron a poner en duda la viabilidad o las limitaciones de este método experimental, que por segunda vez generó confusión en el campo, los banquillos y la grada.

Sucedió cuando el partido terminaba. James filtró en profundidad un pase a Cristiano, quien marcó con un disparo cruzado tras pisar el área. Al no escuchar el silbato ni observar banderines levantados, el Balón de Oro celebró al instante el tanto con su característico salto giratorio. Todo normal, hasta que el árbitro paraguayo Enrique Cáceres invalidó el gol medio minuto después para, a los pocos segundos, darlo por válido de nuevo ante el despiste del Real Madrid, el América y los aficionados que estaban en el Estadio Internacional de Yokohama. 

Este sistema emplea una serie de asistentes que analizan imágenes de múltiples cámaras en una sala de control para resolver cuatro situaciones polémicas: si un gol es legal o no, posibles penaltis, si se debe expulsar o no a un jugador o si se está amonestando al futbolista equivocado. 

El colegiado, sus asistentes y el grupo de la sala de control se comunican por medio de auriculares y micrófonos para comentar si es necesario analizar una acción concreta y así tomar después una decisión acorde con el análisis de las imágenes. El polémico sistema ya sirvió en la víspera para conceder un penalti al Kashima Antlers nipón, un gol fundamental para que acabara imponiéndose en su semifinal por 3-0 al Atlético Nacional y se plantara en la final del torneo, que jugará el domingo ante el Madrid. 

La pena máxima vino por el derribo de un atacante nipón por un jugador del Atlético Nacional tras el saque de una falta. El árbitro, en ese caso el húngaro Victor Kassai, tuvo que esperar a que saliera el balón y pitó el penalti dos minutos después de que sucediera la acción, tiempo en el que el equipo paisa perfectamente podría haber anotado un gol, generando un caos monumental.

Para añadir aún más dudas, la jugada mostró que el futbolista objeto de falta se hallaba en fuera de juego posicional, dejando claro que aun con decisiones apoyadas por las cámaras, en el fútbol hay múltiples interpretaciones. 

El pasado marzo la FIFA aprobó el uso experimental del video y 12 países se han apuntado a probar este sistema que, si es aprobado, pasaría a ser obligatorio en 2019. Claro que según un árbitro FIFA colombiano, que fue consultado por este diario y pidió no revelar su nombre, “este sistema no tiene mucho futuro, porque se pierde mucho en el ritmo de juego. Con lo que ha pasado en este Mundial, habrá que corregir muchas cosas del sistema”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here