Se da inicio a la Zona Transitoria de Nacionalización en Caño Indio, Norte de Santander.

 
La Delegación del Gobierno Nacional, en cabeza de Eduardo Díaz Uribe, director de la Atención Integral de Lucha contra las Drogas; las FARC-EP, representadas por Pastor Alape; acompañados por el mecanismo de Tripartito de Monitoreo y Verificación, firmaron un acuerdo con la Asamblea de la comunidad campesina de las veredas de: Caño Indio, El Progreso 2, Chiquinquirá y Palmeras Mirador, del municipio de Tibú en Norte de Santander, quieres reafirmaron su compromiso con la implementación de la ZVTN y el impulso del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito-PNIS para la consolidación de una paz estable y duradera.
 
Este primer acuerdo con las cuatro veredas mencionadas abarca a unas 300 familias que se encuentran en más de 250 hectáreas aproximadamente.
 
La delegación del Gobierno Nacional y las FARC-EP realizaron una presentación conjunta de la estructura y funciones del PNIS, programa con el cual se inicia la implementación del punto 4 del Acuerdo Final, y que contempla de manera fundamental la participación de las comunidades en la planeación, implementación y verificación de la estrategia; buscando la concertación para el desarrollo de proyectos sostenibles que permitan la sustitución y recuperación ambiental de las áreas afectadas por los cultivos de uso ilícito. 
 
‘Esta es una estrategia integral que permite que la sustitución sea sostenible, es costo-eficiente y produce resultados que se pueden mantener en el tiempo. Es lograr transformar los territorios con las comunidades, tengan o no tengan cultivos de coca.’, explicó el director Eduardo Díaz a la comunidad. 
 
La delegación del Gobierno reafirmó la provisión de garantías de seguridad e ingresos, vía trabajo, a las familias que se comprometan a abandonar toda relación con los cultivos ilícitos, incluyendo la resiembra y comercialización de los productos derivados. Así mismo, la estrategia contempla la contribución de todas las partes al fortalecimiento del tejido social, para impedir la resiembra y prevenir el resurgimiento de nuevos fenómenos de violencia en los territorios.  Así mismo, las FARC-EP afianzaron el compromiso con la solución definitiva al problema de los cultivos de uso ilícito.
 
 
Tras el acuerdo firmado con la Asamblea de las cuatro veredas, líderes de las veredas de Palmeras y La Gabarra, anunciaron su interés en unirse al programa de sustitución de cultivos voluntario. De esta manera el Gobierno Nacional y las FARC -EP logran que el corazón del Catatumbo, una de las zonas de mayor concentración de cultivos de coca, inicie un nuevo camino hacia un nuevo uso de la tierra en el marco de la legalidad. 

Related posts