Home » Actualidad » 2ª Clase ¿Por qué un proyecto de acto legislativo?
Actualidad Noticias

2ª Clase ¿Por qué un proyecto de acto legislativo?

Por lo visto ayer en el debate por la Presidencia, que confirma mi tesis de que los ciudadanos de este país debemos tomar las riendas de la situación de manera más protagónica.

Las propuestas fueron reemplazadas por el zacatín de los cueros al sol. Por eso sigo pidiendo su apoyo para el trámite por primera vez de un proyecto de acto legislativo de iniciativa ciudadana. ¿Por qué se optó por este mecanismo de participación ciudadana?, ¿Por qué no un referendo o una Consulta Popular? Aquí están sus argumentos.

El Referendo, es uno de los mecanismos consagrados en nuestra Constitución. Es la convocatoria que se hace al pueblo para que apruebe o rechace un proyecto de norma jurídica o derogue o no una norma vigente.

Para poder promoverlo debe contar con el respaldo del cinco por mil de los ciudadanos inscritos en el respectivo censo electoral. La aprobación de reformas a la Constitución por vía de referendo, requiere el voto afirmativo de más de la mitad de los su fragantes y que el número de éstos exceda de la cuarta parte (25 %) del total de ciudadanos que integran el censo electoral.

Existe el precedente histórico del año 2003, bajo el 1er Gobierno de Uribe Vélez. Si bien las 15 propuestas fueron aprobadas por los votantes, solo una pregunta tuvo el umbral requerido. Para que el referendo fuera válido, era necesario en ese entonces que el total de la votación hubiese sido de 6 millones de votos como mínimo, La autoridad electoral señaló que la única pregunta aprobada con un respaldo del 25.11 %, fue la norma de «muerte política» que prohíbe a personas condenadas por delitos de corrupción candidatizarse a cargos públicos o recibir contratos del Estado. Las otras preguntas rodaron entre el 24.82 y el 23.31 %.

Agregamos de parte nuestra que un referéndum estaría llamado a fracasar por la falta de compromiso del Ejecutivo Nacional y del Congreso por las reformas que han sido planteadas por los ciudadanos durante el paro de 2021, o por expertos, gremios y partidos diferentes a la coalición de gobierno y que no han tenido eco en esa élite.

La Consulta Popular. Es otro mecanismo en el cual, se realizan una o varias preguntas de carácter general,  sobre asuntos de trascendencia nacional [1], para el caso . Debe tenerse en cuenta que no se podrán realizar consultas sobre temas que impliquen modificación a la Constitución Política[2].

Existe el antecedente de la Consulta Popular Anticorrupción de 2018.  liderada por la entonces Senadora Claudia López R., que tampoco logro el umbral requerido, aunque se estuvo cerca. Se realizó el domingo 26/Ago./2018. La papeleta de votación constó de siete preguntas para que los votantes pudieran aprobar o rechazar (Sí o No).

En la historia del país era la primera Consulta Popular que se ha realizado a nivel nacional. ​Para que fueran aprobados los mandatos contenidos en ella, era necesario obtener al menos 12 140 342 de votos (33,3 % del censo electoral vigente) y que el Sí obtuviera más del 50% de los votos. Las preguntas de la consulta, estaban referidas al salario y periodo de funcionarios públicos, la contratación con el Estado, participación ciudadana y rendición de cuentas. Según el Consejo Nacional Electoral, costó más de 100 millones de dólares lo que constituye en otro argumento en contra de su convocación.

Teniendo en cuenta las resultas de los precursores en ese sentido, se propone por primera vez optar por el mecanismo de la iniciativa normativa ciudadana y tramitar un proyecto de Acto Legislativo mediante aquella. Entre los requisitos es su solicitud por mínimo el 5 % del censo electoral [3],  la mitad de lo exigido para el referendo.

Otra de sus ventajas, de lograrse el umbral requerido está el que se aplicarían las disposiciones establecidas en el Artículo 163 de la Constitución para los proyectos que hayan sido objeto de manifestación de urgencia, que es prioritario.

Carece de orientación ideológica o partidista particular; recoge algunas de las propuestas contenidas en el Proyecto de Referendo del 2003 y es semejante en su número. No afecta las bases de la Constitución Política y por ende no es sustitutivo de su orientación filosófica. Pretende profundizar el Estado Social de Derecho que en ella se consagra, sin necesidad de acudir a una Asamblea Constituyente.

Mayor información: página web: inclusion-vs-corrupcion

Miguel Alfonso Pérez Figueredo.

[1] Arts. 8 y s.s. de la L. 134/94.

[2] Art.50 L. 134/9.

[3] Arts.  10 L136/94 y 5 LE 1555/15).

Publicaciones Relacionadas

Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más