Deportes

Brasil redime al fútbol sudamericano en Rusia 2018

El seleccionado brasileño venció agónicamente 2-0 a Costa Rica en su segunda presentación en el Mundial. Neymar y Coutinho marcaron los goles de la canarinha.

Después de una jornada triste que se vivió entre martes y jueves para los equipos suramericanos, con las derrotas de Colombia, Perú y Argentina. Brasil apareció por todo lo alto para poner su rúbrica como uno de los favoritos a ganar el Mundial. No solo venció 2-0 a Costa Rica, sino que también demostró que es un equipo que va con todo hasta el final, que no baja los brazos a pesar de las frustraciones. En el tiempo de adición logró los dos goles, un marcador acorde con lo que se vio dentro del terreno de juego. (Le puede interesar: El infierno que vivió Thiago Silva en Rusia)

Aunque en ciertas partes del juego a Brasil le hace falta un hombre que piense y que maneje los tiempos del partido, encontró con pases cortos y la constante intervención de sus extremos hacerle daño a un equipo costarricense, que supo defenderse bien durante 90 minutos, pero que le faltó el centavo para lograr el anhelado empate. Con esos toques al pie, los jugadores brasileños buscaron constantemente abrir un espacio para quebrar la muralla rival y cuando no lo lograron, activaron el plan B: pelotas cruzadas para aprovechar la velocidad de sus hombres por las bandas, Neymar, Willian o Douglas Costa, quienes constantemente estaban pensando en realizar diagonales hacia adentro y así explotar los pocos espacios que ven libres.

Así fue el partido del debut frente a Suiza el domingo 17 de junio en Rostov, en el que empataron 1-1. Llegaron constantemente, generaron opciones, pero al final les faltó eficacia. Todo lo que hicieron no fue suficiente para quedarse con la victoria. Esas ocasiones no las tradujeron en el marcador y en estos torneos cortos el resultado está por encima de todo. Fueron nueve aproximaciones (contra cuatro de los rivales) las que tuvieron a lo largo del encuentro y terminaron cabizbajos con un empate con sabor a nada. “Tuvimos demasiados disparos que no fueron a portería. Deberíamos haber hecho que su portero trabajase más duro”, afirmó el entrenador Tite tras finalizar el partido del debut. (Puede leer: Brasil, a resarcir su historia tras el papelón de hace cuatro años)

Nuevamente la historia parecía repetirse contra Costa Rica. Les faltaba el puntillazo final. Antes de que aparecieran los goles en el tiempo de adición, contaron con diez oportunidades sobre la portería defendida por Keylor Navas y ninguna en el fondo de la red. Ese grito de gol se estaba quedando atragantado en la garganta y amenazaba con romper corazones. Sin embargo, al minuto 91 apareció Philippe Coutinho con un puntazo hizo que el balón se metiera entre las piernas de Navas. Celebración y emoción suramericana, la rabia contenida por 90 minutos estallaba y todos la expulsaban con gritos y abrazos. Y cuando el tiempo estaba por cumplirse, se combinaron Douglas Costa y Neymar para sentenciar el compromiso (minuto 97).

Todo terminó en felicidad, dicha y sonrisa para los brasileños. Pero minutos antes todo era nerviosismo, angustia. El travesaño, Keylor Navas y el VAR eran los protagonistas y jugaban a favor de Costa Rica. El primero, apareció para evitar que un cabezazo de Gabriel Jesus terminara en celebración. El segundo, siempre estuvo atento ante los remates constantes de Coutinho, Douglas Costa y compañía. Mientras que el último intervino para impedir que el árbitro central del encuentro, el holandés Bjorn Kuipers, cometiera un error tras cobrar un penal sobre Neymar. La jugada fue retrocedida y cobró saque de arquero. (Lea: Brasil y Suiza empataron 1-1 en su debut en Rusia 2018)

La pesadilla suramericana en Rusia parecía que iba a continuar. El 0-0 de Brasil frente a Costa Rica parecía una cachetada contra los equipos del continente. Nada se les daba a los brasileños, que llegaban pero no concretaban. El empate parecía cocinado. El silencio, la impotencia y la desesperación ya se habían tomado a los seguidores de la canarinha hasta que aparecieron los goles de Coutinho y Neymar para darles un respiro y también color a una tribuna que iba perdiendo el aliento. Además, de salvar una semana difícil para el fútbol suramericano que deambulaba sin rumbo fijo en Rusia 2018.

Tomado de: elespectador.com

Publicaciones Relacionadas

TAEKWONDISTA CASANAREÑA REPRESENTARÁ A COLOMBIA EN MUNDIAL DE COREA DEL SUR

admin

¡Superclásico! Barça le ganó a Real Madrid en el último minuto

admin

#EnAudio Diego Capacho, deportista y entrenador de la selección Casanare de Baloncesto en Silla de Ruedas.

admin

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más