Image default
Home » Las Mañanas De Violeta » Cine rural: la democratización del séptimo arte
Las Mañanas De Violeta

Cine rural: la democratización del séptimo arte

Desde las propias entrañas del olvido, en medio de calles polvorientas del del pequeño municipio metense de Cabuyaro, cuya población no pasa de los 6 mil habitantes, emerge como hijo putativo de la adversidad propia de los ámbitos rurales, un proyecto cinematográfico con el cual se quiere mostrar todo el talento innato que hay en la región, para producir audiovisuales de calidad excelsa.

La idea fue plasmada en el trabajo adelantando por el Centro de Pensamiento Estudiantil de la Orinoquia, cuya coordinación está a cargo de José Nicolás García Oros y adscrito a la Universidad de Los Andes y que se dio a conocer a través de la revista Llano Adentro, fruto editorial de esta misma propuesta académica.

En el impreso se dan a conocer por menores de la propuesta hecha por el actor y director de cine, José Errssell Marca, quien es oriundo de dicha localidad, fundada hace 576 años en la margen izquierda de Río Meta y que limita con Barranca de Upía (Meta) y Villanueva (Casanare).

La economía de Cabuya gira entorno a la ganadería, la pesca, maíz, plátano, yuca, arroz y recientemente petróleo. Justo allí en medio de extensos paisajes llaneros comienza a florecer la semilla del séptimo arte, de manos de un hombre que tiene un largo recorrido dentro y fuera de cámaras.

Recuerda que sus primeros años en el campo de la actuación, tuvieron como escenario el programa Revimos Nuestra Historia, dirigido por Jorge Alí Triana. También trabajo en Don Chinche, luego hizo teatro, después laboró de tras de cámaras y por último regresó al Llano para desarrollar esta propuesta de cine rural.

Comenzó dictando curso de teatro, pero pronto debido a la necesidad de registrar las noticias que ocurrían en el pueblo, surgió, hace 5 años, la idea de hacer un magazine que tuvo como medio de difusión una antena parabólica y las redes sociales.

Al cabo del tiempo ya se había consolido un grupo de 4 periodistas. El set de grabación, cuenta Errssell Marca a Llano Adentro, que era una cortina verde puesta en la sala de su casa, mientras que las locaciones exteriores eran las propias calles y los escenarios naturales exageradamente hermosos, como las playa que deja el Río Meta en temporada de verano.

Desafortunadamente los vientos políticos que impulsaron su velero lleno de sueños, dejaron de soplar a su favor con el cambio de gobierno. Sin embargo, no desistió en su intento y prosiguió con su labor pedagógica y de producción.

Es por ello que dentro de los frutos de su esfuerzo tiene tres filmes grabados y una cantidad de proyectos de largometrajes, incluso la historia de su pueblo, la cual espera contar a través de una película de época, con una duración de hora y veinte minutos.

“Esta es una historia trágica, dado que la historia de este pueblo es muy sangrienta, que viene desde la época de Bolívar. Este pueblo era de los guahibos, que eran unos indios muy guerreros y los sálibas que eran más pacífcos. Cuando entraron los colonos derramaron mucha sangre, quemaban las cosas de los indígenas con sus familiares. Este es el tema de la película”, comentó el director de cine a Reynaldo Mejía Barrera, autor de la nota de Llano Adentro.

Pero esta titánica tarea de hacer cine en condiciones adversas, demanda una gran cuota de esfuerzo. Comentó que, por falta de personal ha tenido que hacerse cargo de los guiones, la creación, producción, dirección y la preparación de su equipo colaborador.

Finalizó explicando que el tema de cine rural obedece a que la mayor parte de trabajo se hace en el campo, es decir las áreas veredales, con orgullo dice que los actores que participan de sus producciones, nacen de las plataneras y allí hay buenos talentos.

Publicaciones Relacionadas

Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más