Home » Actualidad » El Congreso de Colombia
Actualidad Opinión

El Congreso de Colombia

 

Según esté diseñada la estructura jurídica de un Estado, así se sabe cómo funciona un país.

En nuestro caso, esa estructura está conformada por las tres ramas del poder público: legislativo, ejecutivo y judicial, además de otros órganos que también participan del entramado de esa telaraña y que busca garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes para facilitar la convivencia y el progreso de la comunidad.

De lo anterior, surge entonces una pregunta de un vendedor de butifarra: ¿por qué este país anda tan mal si tenemos buenos recursos económicos, físicos, ambientales y una posición geográfica privilegiada? Esta pregunta tiene una respuesta muy sencilla: depende cómo esté organizado ese Estado. Si sus objetivos es el bien común o los cálculos de esos diseños no coinciden con él.

Para ilustración de ese vendedor de butifarra y el pueblo en general, el encargado de diseñar la estructura de ese Estado, es el Congreso de la República.

En efecto, según el artículo 150 superior, señala que corresponde al Congreso, entre otras, las siguientes funciones: aprobar los Códigos, aprobar el Plan de Desarrollo, determinar la estructura de la administración nacional, autorizar al gobierno para celebrar contratos, para endeudarse, establecer las rentas nacionales y los gastos de la administración, regular el comercio exterior y expedir las leyes sobre el ejercicio de las funciones públicas y la prestación de los servicios públicos. Este Congreso está conformado por Senadores y Representantes a la Cámara.

¿Qué se requiere para ser Senador? Según el artículo 172 de la Constitución Política, únicamente ser colombiano de nacimiento, ciudadano en ejercicio y tener más de 30 años.

¿Qué se requiere para ser Representante a la Cámara? Según el artículo 177, ser ciudadano en ejercicio y tener más de 25 años.

Para ninguno de esos dos altos cargos, la Constitución Política ni las leyes exigen experiencia o una formación académica especial. Un vendedor de aguacate puede llegar al Congreso, así como un payaso de un circo. Lo único que necesita es tener los votos suficientes y un billete grande para llegar allí. Se estima que el presupuesto, por curul, está entre 3.000 a 10.000 millones de pesos. Dicha inversión se da, por lo menos, para el 70% del Congreso.

Si elegimos buenos congresistas, esto puede mejorar, para bien del pueblo colombiano y sus instituciones.

Por: Francisco Cuello Duarte.

 

 

Publicaciones Relacionadas

Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más