Home » Opinión » El desastre económico del Covid-19
Noticias Opinión

El desastre económico del Covid-19

 Todo desastre económico, político, ambiental o de salud, produce graves consecuencias en el bienestar de la comunidad y un cambio en el comportamiento de la gente. Este Covid 19 produjo un desastre económico: desempleo cercano al 25%, un crecimiento negativo de la economía del -8%, violencia de algunos actores, empresas destruidas, endeudamiento y corrupción de grandes ligas.

La primera guerra mundial (1914- 1918) dejó 20 millones de muertos entre soldados y civiles, ciudades y pueblos destruidos y una hambruna general en Europa, con cuatro imperios caídos: alemán, el ruso, el astro húngaro y el otomano. La segunda guerra mundial (1939- 1945), con más de 50 millones de muertes. Finalizó con dos bombas atómicas (Hiroshima y Nagasaki) y la destrucción de las ciudades. Hambre y pobreza general.

El Covid 19 registra 23 millones de personas contagiadas en el mundo, con apenas 800.000 muertos, siendo Estados Unidos el del primer lugar, con 180.000, Brasil con 120.000, México con 60.000, Perú con 27.000 y Colombia con 16.000 muertes. No hay ciudades destruidas, pero una economía por el suelo. Todo indica que el comportamiento de este virus se asemeja a la teoría del caos del matemático Poincaré y de Edward Lorenz. No obedece a ninguna regla física o química, ni mucho menos administrativa. Así que dejen de inventar tantas locuras como el confinamiento indefinido, cierre de pueblos, toque de queda, parálisis del transporte, etc. Este animalito perverso es como El Piojo, de la canción de Iván Villazón.

A nivel interno, el ambiente político está muy enredado, por la situación judicial de Uribe y el desquite de la Corte Suprema de Justicia, y por los posibles candidatos presidenciables para el 2022, cuyos rostros todavía no generan ninguna emoción. El pueblo colombiano está confundido y aporreado con tanta corrupción y violencia selectiva.

Así las cosas, los mandatarios locales o regionales que hagan bien la tarea, tendrán su recompensa. Los que registren una mala gestión, en cifras de muertos y desastre económico, recibirán como respuesta una bofetada del elector, tan fuerte que quedarán bailando como un trompo, por largo rato.

Lo peligroso de todo este panorama complejo es que salga un candidato populista, prometiendo esta vida y la otra, a un pueblo desesperado, ignorante y confundido, y como ganador se atornille en su silla como Putin, Maduro, Ortega y otros bichos del reino animal. ¡Dios nos libre!

Por: Francisco Cuello Duarte

Publicaciones Relacionadas

Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más