Home » Opinión » La sororidad y el respeto a la mujer, una gran falacia en el Concejo de Yopal.
Opinión

La sororidad y el respeto a la mujer, una gran falacia en el Concejo de Yopal.

Siempre he sido bastante escéptico con el término “sororidad”, siempre he pensado que es una falacia a la que se recurre en campaña política, hoy más que nunca estoy seguro de ello.

El viernes en medio del debate de control político a la política pública de juventud en el concejo de Yopal, el alcalde arremetió contra la concejal citante, Jessica Avella, le alzó la voz y le gritó como nunca, un comportamiento al cual tiene acostumbrado a Yopal el abogado y profesor de derecho constitucional, hoy alcalde de la capital de Casanare. Esta situación tiene varios agravantes que dejan mucho que pensar sobre esta sociedad.

1. Los gritos se dieron en medio del debate de control político a la secretaría de acción social, cartera encargada de las políticas encaminadas a la protección de la mujer; en la sesión se puede apreciar como la secretaria Silvia Vega ni se inmuta ante un hecho de violencia contra una mujer, su omisión deja mucho que pensar de su actuar como servidora pública, quien en su obligación por el cargo que ostenta debe defender a cualquier mujer, sin importar su condición social o política, incluso cuando la agresión proviene de su propio jefe.

2. La concejal Luz Mery Niño quien ha promovido los derechos de las mujeres, no en vano en su gestión como primera Dama en el año 2013 inició la construcción de la Casa de la Mujer (obra aún sin terminar) actualmente como Concejal de Yopal, Preside la Comisión Legal para la equidad de la Mujer, sin embargo, no pidió el uso de la palabra para exigir respeto y solicitar bajarle el tono a los gritos cargados de ira del mandatario en contra de su compañera de recinto. Su silencio también deja mucho que pensar.

3. Sumado a ello, en el concejo de Yopal hay dos mujeres más, Lisbeth Cedeño y Laura Barrera, a quienes les importó un bledo que delante suyo le alzaran la voz a una mujer, claro que ante otras cosas que suceden allí, tampoco se les ha escuchado.

4. El presidente del concejo, Wilmer Betancourt, a pesar de ser el moderador en este recinto tampoco fue capaz de exigir respeto ni para la concejal Avella, ni para la ciudadanía, ni para los jóvenes que estaban participando en el debate, mucho menos para la Institucionalidad, por el contrarío lo único que se le escuchó fue “Continué Alcalde” pareciera que es un convidado de piedra más.

5. En ese mismo debate participó el Personero, Rafael Alberto Peña, en un tono bastante tibio se limitó a decir que era un buen ejercicio el de control político y esperaba que las cosas se llevaran dentro del mayor respeto, pero puntualmente frente a los gritos del mandatario contra la concejal Jessica Avella, no dijo nada. El silencio del Ministerio Público como garante de los derechos humanos, también deja mucho que pensar.

Para la Concejal Jessica Avella, más que haberse aguantado los gritos del alcalde Luis Eduardo, tuvo que soportar algo más vil, la indiferencia de los demás concejales, a excepción de Omar Ortega, nadie dijo nada, todos permanecieron callados y actuando con el miedo de quien está a punto de caer al vacío, como si alguien fuese dueño de sus palabras. Aunque no es difícil de imaginar la indiferencia del concejo, ya lo demostraron cuando aprobaron el endeudamiento, la reducción y eliminación de los subsidios de acueducto, alcantarillado y aseo de las clases menos favorecidas (hoy con un aumento significativo que seguimos pagando) resulta deprimente ver como la corporación va al desprestigio en caída libre y Yopal no dice nada, su silencio también deja mucho que pensar.

Me pregunto dónde andarán las organizaciones de mujeres, esos grupos de feministas, esas fundaciones que luchan por el respeto a la mujer, por la no violencia ni física ni verbal, bueno, he visto una por ahí, pero contratando, no políticas de No violencia contra las mujeres precisamente, sino mercados, en fin, uno solo puede pensar que son igual de indiferentes y que solo hablan cuando les conviene, pasándose por encima la famosa “sororidad”.

El respecto y la igualdad es selectivo en el Concejo de Yopal.

Carlos Betancourt

Si alguien tiene una duda puede ver el debate completo aquí:

Publicaciones Relacionadas

Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más