Image default
Home » Actualidad » Los retos de sostenibilidad que tiene la palma de aceite
Actualidad

Los retos de sostenibilidad que tiene la palma de aceite

Frente a la controversia que siempre ha acompañado el cultivo de palma de aceite, acerca de su afectación al medio ambiente, Briggitte Baptiste, directora del Instituto Von Humboldt, tiene su propio concepto sobre el tema.

Para la bióloga, doctora en ingeniería ambiental, especialista en flora y fauna, el punto clave es en la forma que se establezca el cultivo. Bajo esta perspectiva puede llegar a ocupar una pradera, que fue dedicada por muchos años a la ganadería o a remplazar un área que tenía otros usos productivos, como el arroz. Todas estas situaciones son viables, pero siempre y cuando se utilicen buenas prácticas agrícolas. De esta manera un cultivo de palma es muy positivo.

Otro aspecto a tener en cuenta es el uso del recurso hídrico, así como la interacción con el medio circundante. “La palma es un cultivo forestal, que permanece mucho tiempo en el territorio, por lo implica y obliga al inversionista a tener cuidado con el agua, con el suelo y todo lo que hay a su alrededor, si quiere que el negocio funcione bien”, explicó Baptiste.

Lo que consideró como inadmisible son las malas prácticas, que atentan contra la biodiversidad. “Cuando se hace mal, tumbando selva o reemplazando sabanas naturales o secando humedales, por supuesto que es inaceptable. Entonces hay dos aspectos, en la misma moneda”.

El punto clave en materia hídrica, expuso, es encontrar el balance que permita un uso racional del agua, para que el área donde se sembró la palma permanezca lo suficientemente húmedo, pero sin empantanar el cultivo.

Lo anterior “implica adecuaciones o ajustes en la morfología, la forma de los predios y normalmente contar con una serie de canales de desagüe o de irrigación, es decir, requiere de muy buena ecología para que funcione”.

Para lograr este objetivo el productor debe hacer un permanente y óptimo monitoreo del predio, sin descuidar el seguimiento al uso del recurso hídrico. De todas formas aclaró que cualquier aprovechamiento de agua, debe contar primero con la aprobación de la autoridad ambiental regional.

Dicho visto bueno se traduce en una licencia que tiene un costo, pero que para la directora del Von Humboldt, se queda corto. “Lamentablemente en Colombia las tasas de agua no se han revisado, es un proceso muy antiguo, para que todo el mundo pague lo justo y compensen adecuadamente a quienes cuidan el agua o a quienes garantizan buenas prácticas”, indicó.

Fauna

En este aspecto fue enfática al decir, que la palma no puede cultivarse en un área que implique una sustitución de ecosistemas silvestres, eso ya está reconocido, incluso por Fedepalma.

Es tan drástica la medida que comentó que hace parte de los acuerdos internacionales, están establecidos por la mesa redonda, de sostenibilidad del cultivo de la palma y es duramente castigado por los países consumidores.

“Por lo menos en Europa no están dispuestos a seguir promoviendo la deforestación a cargo de la palma, que es lo que sucede en países como Malasia e Indonesia, donde millones de hectáreas han sido taladas y quemadas para sembrar palma de aceite, sobre todo para el mercado chino y oriental”.

Destacó que en Colombia no se vive esta situación, aunque reconoció que hay palmeros bastante necios, que generan conflicto con el medio ambiente, pero que dichas rémoras son manejables. “Lo que pasa es que, en general, cualquier actividad económica requiere técnicas relativamente sofisticadas y demanda inversiones en conocimiento, para hacerlas de la mejor manera”, subrayó.

Por último, acotó que los cultivos de palma se pueden de manera amigable, con el ecosistema. “Ya hay investigaciones que se están desarrollando en varias áreas de los Llanos y en el Caribe, donde se demuestra que la fauna silvestre puede vivir sin problema en los palmares, incluso, puede prestar servicios ecológicos adicionales como el control de plagas o el mejoramiento de la calidad de la cosecha”.

Terminó afirmando que la idea es convertir el cultivo en una buena alternativa de manejo del paisaje, porque se trata normalmente de plantaciones que van de cientos a miles de hectáreas.

Publicaciones Relacionadas

Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más