Home » Opinión » Sin ley ni garantías
Noticias Opinión

Sin ley ni garantías

El Yopal que se quiere, sin ley ni garantías

La élite colombiana, se precia de democrática, sin embargo está  acostumbrada a la guerra sucia y las leguleyadas , es de las más egoístas y aguas tibias a conveniencia…No de ahora desde siempre, en los albores de la república y durante la patria boba que llamo Nariño, tuvo pánico de apartarse de la corona española y por ello juro con una mano lealtad al rey,  mientras que con la otra por debajo de la mesa le hacía pistola,  solo le ánimo el deseo de que a los españoles nacidos en América -la gente bien de entonces-, se les reconociera su derecho a reasumir el poder en ausencia del rey cautivo; para los indios y negros por supuesto que siguieran en las mismas. Es la misma,  que tras bambalinas intento asesinar a nuestro Libertador, – de nuevo gracias Manuelita por impedirlo, y no quedar de parricidas-.Luego refugiada en las sombras,  asesino a Uribe y  a Gaitán, posteriormente le tumbó las elecciones al opositor Rojas Pinilla y su partido ANAPO;  y para terminar ha permitido la operación de paramilitares desde mitad del siglo pasado,  quienes por supuesto, han estado del lado de los  despojadores  de tierras y ha realizado toda clase de barbaridades con tal propósito, amén de exterminar todos los lideres posibles del partido de oposición, U.P.

Ahora sofístifica sus entuertos, como no podía acabar de tajo con el Estatuto de la Oposición, como era su deseo por tener rango Constitucional y ser fruto del pacto con los desmovilizados del M-19 en la ANAC del 91, entonces acudió su vieja práctica de reformar “articulitos”  mediante “jugaditas”. Esta vez por medio de una ley ordinaria de carácter temporal, como lo es la Ley Anual del Presupuesto de la Nación, decidió reformar la Ley de garantías ,  de carácter estatutario, específicamente el parágrafo de su artículo 38 en lo que tiene que ver con la celebración de Convenios Interadministrativos. La ha desfigurado, es una “cortadita” alegan, pero fue en la cara. Puede parecer una bobada,  pero es la pepa del durazno y con anzuelo incluido. Puede un Alcalde de un municipio de sexta categoría que son los más en Colombia, elegido o no por la oposición , marginarse de celebrar algún convenio?, ¿Que pensarían sus administrados? . ¿Pude reivindicar como suya tal gestión? Es la centralización del reparto de la mermelada,  con la excusa de la reactivación económica después de la pandemia. Se invocará el santo, pero no el milagro.

La Corte Constitucional sentenció : “ Una ley de garantías electorales es una guía para el ejercicio equitativo y transparente de la democracia representativa. Un estatuto diseñado para asegurar que la contienda democrática se cumpla en condiciones igualitarias y transparentes para a los electores”.  [1]El Consejo de Estado a su vez expreso: “ La Ley de Garantías Electorales, circunscribe sus prohibiciones a las elecciones presidenciales y demás cargos de elección popular…” [2]

Así que es totalmente falso que: “la Ley Estatutaria 996 de 2005, como ya fue dicho, fue promulgada con la finalidad de establecer reglas que equilibraran la competencia electoral de quienes aspiraban a ocupar la Presidencia y la Vicepresidencia de la República…”,  como rezaba en la exposición de motivos del Proyecto de ley número 419 de 2021 Senado, por la cual se deroga la Ley 996 de 2005, de la Senadora Paola Holguín y del Representante Juan Espinal ambos del Centro “Democrático”.

Se imaginan la mano de Contratos de Prestación de Servicios, pegados de los proyectos de inversión por venir… todo un salto triple sin acudir a Catherine Ibarguen,  respecto a la prohibición de nombramientos durante el tiempo de campañas electorales .

No es por tratarse de la inexistente reelección presidencial su abolición,  no, es porque uno de los principios del derecho y por tanto de sus fuentes es el de que:  “Donde hay la misma razón, es aplicable la misma disposición. Así que los opositores quedaron en la realidad sin Ley, ni garantías.

MIGUEL ALFONSO PEREZ FIGUEREDO

[1] Sentencia C-1153/05 M.P. Marco G. Monroy C.

[2] Consejo de Estado Consejero ponente: OSCAR DARIO AMAYA NAVAS, Bogotá D.C., 20-02-2018.

 

Publicaciones Relacionadas

Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más