Image default
Home » Crónicas de Violeta » Que venga el cambio
Crónicas de Violeta

Que venga el cambio

La opinión de los columnistas no refleja necesariamente la de Violeta Stereo.

Antes de enfrentarme con la hoja en blanco, que es uno de los mayores temores de la prensa escrita, tengo que pensar también en cómo contarles algo que no es nuevo, pero sí coyuntural. Esto no es de hoy, ni de hace dos años. Es de siempre. Usted puede escuchar que la gente expresa su inconformismo, sobre este tema, en reuniones familiares, charlas educativas y hasta jugando parqués. ¿Por qué?,  simple: son de esos asuntos que nos acostumbramos a denunciar y a rechazar diariamente. Asuntos que nos tocan el corazón y nos rezumban la moral.

Hace poco pasaba por un importante parque de la ciudad y escuché a una persona celebrar los triunfos de nuestros deportistas en el exterior. Pero esa celebración también tenía críticas, y no necesariamente constructivas. “Cuando ganan celebran, pero cuando se preparan son uno más”, aseguró ese personaje que no parecía equivocado.  Claramente estaba cargando contra nuestros gobernantes. Ese comentario refleja lo que hoy en día vive el deporte en nuestro país. Sí, en todo nuestro “querido” territorio nacional.

En otros países como Brasil y Argentina los recursos económicos que destinan al deporte son muy superiores a los nuestros y de los dos solo Brasil nos supera en resultados. Es decir, lo que Colombia invierte en nuestros deportistas está por debajo de lo requerido y los resultados están muy por encima de la inversión. Y si nos comparamos con respecto a países como Chile, que invierte anualmente 20 millones de dólares o Perú que invierte 15 millones de dólares, hacemos el ridículo. Solo somos comparables con Ecuador que invierte cuatro millones de dólares, que es la cifra que invirtió Colombia en el llamado Ciclo Olímpico, en preparación y participación en 2015.

Pero no vayamos tan lejos. En Casanare, es una pena decirlo, la realidad no es distinta. Los clubes de fútbol que representan al Departamento todos los años, paradójicamente, tienen que lidiar con los gastos para dejar en alto el nombre de los más de 340.000 habitantes que pertenecemos a esta parte del país.

Atlético Yopal – Real Guafilla, único equipo de la región que ha logrado 12 puntos de 12 posibles en las cuatro primeras fechas de un certamen nacional, se defiende con las uñas para poder representarnos en otras ciudades. Son ellos mismos los que tiene que ver de dónde sacan los recursos para que un jugador, que también está soñando en grande, pueda viajar y formarse deportivamente.

Pero la gestión de los entes competentes no ayuda, lo único que tiran son salvavidas con peso que sirven para terminar de ahogar a los clubes. Para entrenar en las instalaciones de algunos escenarios que supuestamente son para fomentar el deporte, los equipos de Yopal tienen que pagar aproximadamente 500.000 pesos mensuales. ¿Y si no los tienen?, pues fácil; absténgase de preguntar si hay disponibilidad en las canchas.

¿No le parece, querido lector, que los clubes que todos los fines de semana salen con la mentalidad de dejar en alto el nombre de la ciudad – y si quiere meter también ahí el Departamento- deberían tener todo el apoyo para cumplir esa labor? Pero una cosa es pensarlo y otra cosa materializarlo. Y para eso último todavía hay mucho camino. Si eso pasa en el fútbol que es, supuestamente, el deporte rey;  ya se imaginará con otras disciplinas como Rugby, Taekwondo, Tenis, etc.

¿Y la solución? Superficialmente no hay. La esperanza es que el proyecto de Ley 078 que plantea convertir a Coldeportes Nacional –ente rector del deporte colombiano– en un Ministerio aporte más en materia deportiva. Pero ojo, si siguen gobernando los mismos, no hay esperanzas de nada. Por eso no coma cuento. Vote bien, ahorita que justamente estamos ad portas de elecciones, y no se deje engañar por los candidatos que cuando ganan se les olvida todo lo que rogaron y las mentiras que tuvieron que decir para subir al poder. Eso a nivel nacional.

Y a nivel regional lo más coherente sería que desde el Concejo Municipal apoyaran la idea de NO cobrarles ni un solo peso a los equipos que representan la ciudad y, por qué no, al Departamento. Pero solo a ellos. Es entendible que los escenarios necesitan mensualmente una inyección económica. También consideren la idea de fomentar actividades económicas en esos escenarios con cafeterías, por ejemplo, para reunir esa cuota mensual.

Señores dirigentes, entiendan que apoyar un equipo no solo se hace con indumentarias. Dejen a un lado esa idea de que patrocinar el deporte es solo entregar 10 camisas- de las más baratas- y 3 o 4 balones. Cuando ustedes miren más allá de ese ridículo apoyo, la cultura deportiva de nuestro país puede tener salvación.

Publicaciones Relacionadas

Cargando....

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Acepto Leer más