¿Que va a pasar con las tierras de Casanare con las ZIDRES?

Angustia, confusión, preocupación y zozobra se sienten en el ambiente cuando se escucha hablar a ganaderos y agricultores llaneros acerca del “trasteo” hacia Bogotá de los procesos de titulación de sus tierras que reposaban en la oficina del INCODER en Yopal. Surgen las preguntas: Nos van a quitar nuestras tierras después de haberlas trabajado por décadas y generaciones? Tiene esto que ver con el “tal proyecto Zidres”? Entonces sí era en serio lo que decía desde hace meses el Senador de Casanare?.

Razón tienen todos los llaneros al preocuparse por el oscuro futuro que les depara si el gobierno insiste en pasar su aplanadora del Senado de la República para aprobar en último debate el Proyecto de Ley de Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social, ZIDRES. Y es que dicha aplanadora viene recargada, porque el Centro Democrático, el Partido más votado en Casanare, viene montado en ella.

Las ZIDRES son, en concreto, zonas rurales destinadas a “proyectos productivos” asociativos entre grandes agroindustriales, y pequeños o medianos campesinos. Dentro de estas zonas se concesionarán, arrendarán o entregarán tierras “baldías” (o sin título) a las grandes empresas nacionales y multinacionales que supuestamente “sí tienen la capacidad de volver competitivo nuestro llano”, como lo propone el Gobierno. Es aquí precisamente donde se genera la gran preocupación por la relación entre ZIDRES y las tierras sin títulos, que son más del 70% en Casanare. A un gran agroindustrial nacional o extranjero que logre se le entregue en concesión 100.000 hectáreas, le bastará asociarse con un pequeño campesino de 5 hectáreas, para legalizar sus tierras y los incentivos que recibirá del gobierno.

No se trata este proyecto de entregarle el llano a los desmovilizados de las Farc, como nos ha dicho en campaña algún sector político. De ser así, es seguro que el Centro Democrático, el partido de Álvaro Uribe, no respaldaría el proyecto. La verdad es que van tres debates en el Congreso, y el Partido Uribista de oposición ha venido votando positivamente el proyecto de la Unidad Nacional del Presidente Santos. Y no es de extrañarse, puesto que el proyecto ZIDRES tiene su origen en el gobierno del ex presidente Uribe, y éste es el sexto intento para lograr aprobar una Ley que NO beneficiará precisamente a los llaneros que han trabajado la tierra sin ayuda del Estado.

Este es el mismo proyecto al cual, en otra ocasión, el senador Robledo se refería como Ley Urrutia. Otros dicen que es un Agro Ingreso Seguro, pero que le enciman la concesión de la tierra. Lo cierto es que en este proyecto ZIDRES le solucionan el “problemita” que tenían los industriales en el Vichada, o como en aquel caso famoso de Carimagua, entre otros, que les impedía acumular baldíos a la luz de la Ley 160 de 1994. Serán entonces los “Nuevos Llaneros”, y no los verdaderos llaneros, quienes disfruten de los incentivos que por fin llegan para el buen aprovechamiento de la tierra.

Ya solo queda acudir a la presión que puedan ejercer los ciudadanos llaneros que de buena voluntad, y con esperanza, votaron por Senadores del Centro Democrático, Cambio Radical, Partido de la U, Partido Liberal, Opción Ciudadana y Partido Conservador, para que éstos a su vez hagan florecer su amor por el Llano, y voten negativo el proyecto de Ley ZIDRES.
Dios nos proteja de la posibilidad latente que los llaneros que han votado durante la última década porque “ahora sí pueden ir a la finca”, no tengan finca a donde ir en un par de años por voluntad de sus elegidos.

Por lo pronto, como auténtico llanero y como Senador de la República, anuncio mi oposición al proyecto en mención y mi voluntad y decisión por ayudar a construir una política de desarrollo rural sostenible que priorice la adjudicación de tierras a quienes la han trabajado por décadas, y que priorice la agricultura familiar y la soberanía alimentaria, para que por fin llegue la ayuda del Estado a las manos correctas: Los Campesinos.

Related posts